6 de diciembre de 2022

Kit Radio Internacional

Marcamos la diferencia

Ciudadanos movilizados: 900 días de protesta ejemplar

Merdiana Resisteix (@MeridianaResis1)

Ya son 900 días de movilización ciudadana por parte de Meridiana Resisteix, por ello KIT RADIO INTERNACIONAL también quiere publicar la nota de prensa difundida por el movimiento independientemente de la crónica trazada por ésta casa el día anterior

Somos una iniciativa ciudadana, apartidista y que defiende que, el 1 de octubre de 2017, Cataluña ganó un referéndum de independencia para separarse de España. Votaron 2,3 millones de personas con un 90% a favor de la independencia. Si el Estado español no quiere aceptar ese referéndum, con el argumento de que no tuvo las garantías necesarias (precisamente por la coerción que el Estado español ejerció enviando a 10.000 policías para impedir la votación a golpes), siempre tiene la opción de convocar un nuevo referéndum oficial en el que se pueda ratificar la voluntad de la sociedad catalana sin violentarla.

El 1 de noviembre, los activistas de #MeridianaResisteix cumplimos 900 días manifestándonos cada día cortando la Meridiana, una de las calles con más tráfico de Barcelona. Lo llevamos haciendo desde febrero de 2020, cuando se condenó a 100 años de cárcel a los 7 políticos y 2 activistas sociales que lideraron el referéndum de 2017.

En otros puntos de Catalunya, otros colectivos también realizan concentraciones periódicas. Quizás no son protestas diarias ni han sufrido tanta presión policial o de la extrema derecha españolista, pero tienen el valor de hacerse en municipios muy diversos y unidos por una misma causa: La independencia de Catalunya.

España está llevando a cabo una persecución judicial que ya alcanza a 4.600 personas. La mayoría son activistas anónimos imputados con multas, prisión o inhabilitaciones. Muchas de las acusaciones cuentan con la complicidad del Gobierno de Cataluña que está formado por partidos independentistas. Parece un contrasentido que activistas independentistas sean perseguidos por un gobierno independentista, pero ésta es la estrategia del Gobierno español: obligar al Gobierno de Cataluña a que sea él mismo el que tenga que reprimir a su propia gente para crear desunión dentro del movimiento. El Gobierno español lo consigue amenazando con retirar la poca capacidad de gestión del Gobierno catalán si no reprime a los suyos bajo el lema de cumplir la ley. Una ley que es administrada por un poder judicial heredero de la dictadura franquista y que no se democratizó después de la dictadura.

Al final, a partir de febrero de 2022, a #MeridianaResisteix, nos han negado el derecho de manifestación cortando el tráfico de la calle con falsos argumentos como evitar los ataques contra los manifestantes por parte de grupos fascistas españolistas. Y es cierto que nos han acosado y agredido, pero la solución no es que la policía nos niegue el derecho de manifestación, sino que nos garantice nuestro derecho protegiéndonos de las posibles agresiones.

De todos modos, este tipo de agresiones no son anecdóticas. En España, el régimen fascista no fue derrotado al terminar la dictadura y se mantuvo en las nuevas instituciones de la transición a la democracia: sobre todo en el poder judicial, el ejército, la policía y el poder empresarial. Por eso en España siempre ha habido extrema derecha en la calle y en las instituciones. Ahora la extrema derecha también va penetrando en otros países de Europa: Francia, Suecia, Italia… Y, desde nuestra experiencia en Cataluña, les advertimos que el fascismo no puede normalizarse y debe ser enfrentado como se hizo en Alemania y en Italia.

En #MeridianaResisteix somos antifascistas y reivindicamos que el pueblo catalán (una minoría nacional) tenga el derecho de liberarse de la ‘jaula’ que representa el Estado español, que tiene una cosmovisión de la vida, la sociedad y la política muchas veces totalmente antagónica a la de Cataluña. Nos mueve el convencimiento democrático y nos manifestaremos hasta convertirnos en un país libre y hasta que sean restituidos los derechos de los represaliados y exiliados por el referéndum de 2017.