La sobrecogedora carta de un padre al Papa Francisco

AVISO: Crónica no firmada en protesta por la “Ley Mordaza”.

Sigue el escándalo de los abusos en la escuela “Maristes Sants-Les Corts”. Hoy hemos conocido la sobrecogedoracarta del padre que destapó el escándalo al Papa Francisco al que le pide que abra una investigación y actúe en consecuencia contra la persona implicada. Entre otras muchas frases el padre comenta que: “Mi hijo se quería morir“. Pide al Papa que pida perdón públicamente y que “digan la verdad de una vez por todas y dejen de hacer sufrir a las víctimas y a sus famílias“.

La actitud del centro ha sido de opacidad, medias verdades y encubrimiento mediante mentiras” – dice Manuel que no quiere hacer público su apellido. “El centro asegura que nos ofreció ayuda psicológica para el chico” – continúa diciendo – “y que sus abogados y los nuestros trabajarían juntos” – comenta. “No es cierto” – dice, y añade que: “Nos cerraron la puerta en la cara dos veces“.

El padre que destapó todo el escándalo de su hijo cuenta el caso de su hijo al Papa Francisco en una carta muy dura en la que expresa su disconformidad e indignación. A continuación os dejamos la carta completa que ha escrito éste padre al pontífice en la que explica los hechos sucedidos y todo lo que ha vivido y está viviendo su hijo a causa de las violaciones que ha recibido en el colegio por parte de Benítez (profesor de Educación Física):

Mi nombre es Manuel, soy el padre de un ex-alumno del Maristes Sants-Les Corts de Barcelona, España, que sufrió agresiones sexuales continuadas por parte del profesor de éste centro, Joaquín Benítez.

Denuncié estos abusos hace pocas semanas, a mediados de Enero, y desde entonces los Mossos d’Esquadra (policía autonómica de Catalunya) no dejan de recibir nuevas denuncias por hechos similares en la misma escuela i se están denunciando otras de la misma orden Maristes. El de mi hijo no era un caso aislado. Hay muchas víctimas.

El caso de mi hijo

Mi hijo empezó secundaria en 2007 y se fue en 2010. Mantuvimos dos reuniones con el jefe de estudios antes de sacarlo del colegio en 2010, con 15 años recién hechos y sin terminar el segundo de ESO. La directora confirmó que sufría “bullying” por parte de cinco alumnos, nos dijo que ya habían contactado con los cinco menores y que poca cosa más podían hacer. A la práctica, nos invitaron a sacarlo del colegio.

Intentamos esquivar su interrupción apuntándolo a cursos de formación alternativos. Terminó uno de peluquería, de dos años. Después empezó a trabajar. Pero de golpe le flaquearon las fuerzas. Sin entender que pasaba, vimos que se encerraba en la habitación. Preso por el pánico, empezó a decirnos que “quería morirse” i que se sentía “un desgraciado”. A mi mujer le preguntaba “por qué lo había llevado a éste mundo”.I así cada noche durante mas de un año.

Hasta que mi mujer se enfadó. El 23 de Diciembre de 2013 su madre le dijo que no podía tolerar mas su actitud y que si no le decía que le pasaba tendría que echarlo de casa. Mi hijo se encerró en la habitación. Hacia las 3 de la madrugada le envió un WhatsApp:

  • Mama, te tengo que contar una cosa.
  • Dime.
  • ¿Tu tienes secretos con papá?
  • No tengo secretos, no me dejes con éste sin-vivir, dímelo.
  • No te enfades conmigo, te tengo que explicar una cosa pero no te enfades.
  • Dilo ya.
  • El profesor de gimnástica abusó de mí.

Mi mujer se levantó y se fue a su habitación. Se pasaron el resto de la noche llorando. Al día siguiente, mi mujer me contó que Benítez había abusado de mi hijo de los 13 a los 15 años. Entré en cólera y llamé por teléfono al centro. Era Navidad y me atendió alguien de mantenimiento. Le dije que era una cosa urgente y que tenía que hablar con la dirección del centro, entonces mi hijo ya tenía 19 años.

La reunión fue el día 30 de Diciembre de 2013, me atendió la directora del centro. A ella le dije que mi hijo había sufrido abusos de Benítez, que mi hijo estaba tan hundido que no tenía ganas de vivir. Respondió que el señor Benítez ya no era al centro porqué lo habían despedido por abusos a otro alumno en 2011. Me dijo que lo único que podía hacer era presentar una denuncia. Insistí que mi hijo estaba “hundido” y que necesitaba ayuda. Se reiteró que lo que tenía que hacer era poner una denuncia.

Poco después tuvimos una segunda entrevista, con un hermano de la Fundación Champagnat. Dijo exactamente lo mismo que la directora. La entrevista duró escasamente 10 minutos. No podíamos denunciar mientras mi hijo siguiera “hundido”. Lo primero era su salud, intentar ayudarlo con psiquiatras y psicólogos. A principios de 2016, después de comprobar que mi hijo se encontraba mejor, hablé con él y le dije que tenía una cosa dentro que me obligaba a denunciar a Benítez, porqué no hiciera daño a nadie más. Lo denuncié el 18 de Enero. Mi hijo presentó su denuncia 10 días después, el 28 de Enero.

Cuando volvió de la comisaria, me dejó leerla. Descubrí horrorizado que no había sido un abuso ocasional. Benítez lo había agredido de forma continuada desde que entró a los Maristes: “Se le sentó encima de los genitales haciendo diversos movimientos, llegando a penetrar…”, “Se desnudaba completamente y le realizó diversas felaciones y masturbaciones”, “pidió al denunciante que le tocara y le realizara alguna masturbación”, “tubo que falsificar notas por no asistir a las clases de gimnasia”.

La carta, en realidad, contiene seis páginas que nos serían muy  complicadas de reproducir en dicha noticia. Éstas líneas de mas arriba nos dan una idea del calvario sufrido por el chico y hasta que punto duró todo esto. También nos hace ver la negativa del centro a tomar medidas teniendo conocimiento del asunto. Hemos podido leer que el centro se lavó las manos y no quiso saber absolutamente nada mas de lo que había sucedido con la excusa de que Joaquín Benítez ya no formaba parte de la plantilla de profesores del centro educativo en cuestión.

En la misma carta enumera otros casos que han salido contra Benítez. Los Mossos d’Esquadra han recibido en las últimas semanas una treintena de denuncias contra siete profesores y un monitor (podéis leer la carta en éste mismo enlace). Estamos pudiendo ver que Benítez no era el único DEGENERADO del centro y que el calvario de éste chico va mucho mas allá de lo que nos parecía hasta ahora. Hay que comentar que de momento hay tres causas judiciales contra Benítez, un subdirector que ha sido apartado temporalmente de su cargo y un monitor que ya había sido detenido en Diciembre.

Kit Radio ha podido saber que la caja de los truenos, en los Maristes Sants-Les Corts, ya se abrió en 2005 pero que el mismo centro presionó al alumno para que no asistiera al juicio y que el mismo Gobierno de la Generalitat trabajó para encubrir los hechos para que no influyera en la educación de los chicos. Ahora, hace pocos meses, ha explotado absolutamente todos y no paran de salir casos de violaciones en dicho centro educativo.

El padre del chico pide una respuesta “contundente” a la ocultación de delito por parte de la iglesia y del centro educativo. Cabe recordar que ocultar un delito en España está castigado penalmente. Manuel pide al Papa que impulse una comisión de investigación para esclarecer los hechos sucedidos y que se tomen las medidas pertinentes contra todos los autores de dichas violaciones. Manuel pide también que la orden de los Maristes pida perdón por los hechos ocurridos.

Manuel, el padre que setapó el escándalo de los Maristes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *